dimecres, 17 de novembre de 2010

GUERREROS, CHAMANES Y AMAZONAS.



Jonh Ford explica en "Centauros del desierto" la existencia de indígenas (berdajes) que les gustaba exhibirse con ropa de mujer. En las Grandes Llanuras de Norteamérica existían cerca de 130 tribus indígenas diferentes, en la mayoría de ellas existían los llamados "dos espíritus", hombres que vestían como mujer y que se dejaban cortejar por los guerreros cazadores.

En estas tribus las personas no se calificaban según su orientación sexual, sino sobre la actividad que realizaban. Los guerreros cazadores vivían en fraternidad de armas tras un duro ritual de iniciación. Los "dos espíritus" eran generalmente los xamanes, especialistas en rituales sacros, podían ser médicos, sacerdotes... Tener un berdaje en la familia era un buen augurio, las familias se consideraban privilegiadas.









Los datos referentes a las prácticas homosexuales de los pueblos precolombinos motivaron a los etnógrafos Patricia Alberts y Evelyn Blacwood, a realizar un trabajo de investigación entre las tribus norteamericanas tratando de descubrir que aspecto de lo narrado por los cronistas de Indias había sobrevivido a la rígida moral judeocristiana impuesta por los colonizadores.

Estos profesionales descubrieron que entre los indios Crow habían hombres que se vestían de mujeres, practicaban el xamanismo y se dedicaban a conceder favores sexuales a los grandes guerreros. Conocidos como berdajes, esto indígenas eran tratados con grandes honores y se los consideraba un género aparte, de ahí que, ser servido por un berdaje era algo que todo Crow anhelaba puesto que era un encomio a la hombría.

En la imagen de arriba el berdache (dos espíritus) está orgulloso en el centro, mientras los guerreros Crow danzan alegremente a su alrededor, el mejor de todos ellos logrará sus favores.









"Squaw Jim y su Squaw." Fotografiados por John H. Fouch, 1877. A la izquierda Squaw Jim, un bercache Crow Squaw Jim sirvió como una guía en Fort Keogh y logró gran reputación por su coraje al salvar la vida de toda una tribu en la batalla de la Rosebud, 17 de junio de 1876. Esta imagen es la primera fotografía conocida de un indio berdache de América del Norte



















La información sobre berdajes femeninos es mucho mas escasa. Se cree podían existir unas 30 tribus con presencia de berdajes femeninos, eran las "Mohave" . Eran guerreras y cazadoras, acostumbraban a casarse con mujeres que ya eran madres. Las Hwame acostumbraban a adoptar un rol masculino, por el contrario las "alhya" adoptaban el femenino.









Existen pocas imágenes de los berdaches masculinos (dos espiritus), esta es una de las pocas que se conservan. Son un berdache, sentado, y su pareja un guerrero posiblemente Crow.







Pedro de Magalhaes habla de la existencia de amazonas en el Brasil, eran guerreras que se casaban con mujeres que les servían. Eran las guerreras tupinambás:

"Algunas indias de esta región juran y prometen castidad y así no se casan ni conocen hombre de ninguna calidad, ni lo consentirán aunque por eso las maten. Estas dejan todas las actividades de mujeres e imitan a los hombres y realizan sus oficios como si no fuesen mujeres. Traen el cabello cortado como los machos, van a la guerra y de cacería con arcos y flechas ... y cada una tiene una mujer a su servicio y que le hace de comer como si estuviesen casadas."

Pêro de Magalhães de Gândavo.















Vasco de Gama arrojando a los perros indígenas que practicaban el pecado nefando.


Algunos ejemplos de personas dos-espíritus en la historia, se incluyen en la narraciones de los conquistadores hispano-lusos que observaron individuos dos-espíritus en casi cada aldea que visitaron en América Central. Algunos de ellos, como Vasco de Gama, no dudaron en torturarlos cruelmente, en la imagen de arriba vemos como los hombres del "conquistador" lanzaba a los "sodomitas" a los perros tras ser torturados.

(...) Vasco Núñez llegó a una provincia que se llama Careca, y el cacique della se llamaba Torecha y púsole en defensa, y matáronle en la guazábara a él y algunos
indios suyos; y allí se halló un hermano suyo vestido como mujer, con los hombres,
y otros dos indios de la mesma manera, que usaban como mujeres, y así con naguas; y los tenía el cacique por mancebas. Y esto se hacía en aquellas partes principalmente entre los caciques e otros indios, e se presciaban de tener tres e cuatro, e aun veinte indios, para este sucio y abominable pecado. Y en aqueste viaje hizo Vasco Núñez quemar y aperrear cuasi cincuenta déstos, y los mismos caciques se los traian sin se los pedir, desque vieron que los mandaba matar, lo cual hacía porque les daba a entender que Dios en el cielo estaba muy enojado con ellos, porque hacían tal cosa, y por eso caían tantos rayos e tan espantosos truenos; e por eso no les quería dar Dios el maíz y la yuca. Y deste temor, porque Dios aplacase su ira, le llevaban aquellos camayoas pacientes en tal delicto" (1)

En otros casos eran utilizados para los trabajos mas duros en una situación de semiexclavitud:









En Perú el cronista Guamán Poma de Ayala habla de guerreros Antisuyo, a los que les gustaban los vestidos femeninos, para optar por dicha apariencia:









(1)Visiones del “otro”: la sexualidad de los pueblos originarios de América en las formaciones discursivas de la expansión ibérica

http://www.journals.unam.mx/index.php/rel/article/view/20282

Fuentes:

Bajo el signo de libra, blog.http://bajoelsignodelibra.blogspot.com/2010/04/america-precolombina-los-incas.html

Eduardo Ramón López (El rostro oculto de los pueblos precolombinos - Pais Canela)

Eduardo Galeano (Ser como ellos y otros artículos)

2 comentaris:

  1. Muy interesante artículo, no cabe duda que la construcción de las ideas es la materia para la discriminación y destrucción de las personas.
    Saludos

    ResponElimina