diumenge, 21 de novembre de 2010

GUERREROS Y AMANTES (I)



Tanto en la Antigua Grecia, como en las sociedades vikingas o célticas o en el Japón de los samuráis, a los jóvenes se les iniciaba en su educación militar mediante una estrecha relación con otro guerrero de mayor edad.  Esta relación no era solamente amistosa, era sexual. 


El joven siempre era el que elegía a un guerrero de mayor edad, se le denominaba “erómenos”. El más adulto era el“erastés” No hacerlo estaba mal visto y socialmente no aceptado, Qu un adulto presionara o intentara seducir a un joven podía llegar a significar la muerte.

Paralelamente la sociedad griega despreciaba a los hombres que se feminizaban, Solo lo aceptaban en el ámbito de la portitución o propio de esclavos o pueblos primitivos. El ejército espartano o el batallón sagrado de Tebas fueron los ejemplos más claros en este tipo de relaciones.

El batallón sagrado de Tebas fue creado por el general Epaminondas en el s IV a JC. Estaba formado por 300 guerreros amantes que se consideraban  invencibles, estas parejas se hallaban constituidas por un veterano llamado Heniochoi (conductor) y otro componente más joven llamado Paraibatai (compañero).

Serían derrotados y muertos en la Batalla de Queronéa(338 a.C.) por Filipo de Macedonia y su hijo Alejandro Magno. En 1924 fue encontrada su tumba, están alineados y juntos:  “Lucharon juntos, murieron juntos y descansaron juntos.”

Plutarco se refiere así de ellos:

“"Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros".


En la sociedad vikinga, una cultura rural y agrícola, la necesidad de tener descendencia para asegurarse el futuro hacía imposible la convivencia exclusivamente homosexual, y como en otras sociedades antiguas sería más corriente la bisexualidad. Los antiguos vikingos no lo consideraban algo malo, especialmente practicarla de forma activa, aunque tampoco estaba bien considerada, ya que la palabra ergi se usaba como insulto. Y relacionaban el deseo homosexual con la brujería. Además se pensaba que un hombre que se sometiera sexualmente a otro hombre haría lo mismo en otras áreas, sería un seguidor en lugar de un líder, o estaría en un plano inferior al otro. Por tanto las objeciones a las relaciones homosexuales eran más bien por afectar al estatus o a la independencia más que por cuestiones morales.A esto se añadiría la cristianización que llevó su tradicional condena.

Pero al igual que en la Antigua Grecia los jóvenes guerreros eran introducidos en la vida militar por guerreros adultos, que convivian, dormían y posiblebente tenían sexo juntos.

Se debe tener en cuenta que aquellos vikingos que intentaban evitar el matrimonio debido a su sexualidad eran penalizados por la ley: un hombre que rechazaba el matrimonio era denominado fuðflogi (hombre que huye del órgano sexual femenino) mientras que una mujer que evitaba el matrimonio era flannfluga (la que huye del órgano sexual masculino). Como en otras sociedades antiguas si procreabas podías tener relaciones homosexuales

Los homosexuales pasivos estaban mal vistos, por ello los vikingos castraban y sodomizaban a los enemigos vencidos: "Además de la violación, los enemigos derrotados frecuentemente era castrados, como se menciona en varios puntos de la saga Sturlunga. Grágás refleja que un klámhogg o "golpe vergonzoso" sobre las nalgas, junto con la castración, o un "gran golpe" (hin meiri sár), estaba al nivel de las heridas que traspasaban, penetraban, el cerebro, el abdomen o la médula: el klámhogg estaba por tanto equiparado a la castración como forma de aplastar de forma vergonzante al derrotado, y se clasificaba entre las heridas que causaban penetraciones serias y casi letales en el cuerpo, lo que sugiere con gran certeza que las violaciones o las penetraciones anales forzadas eran infringidas a los combatientes derrotados. "(Sørenson 68).


Sobre el mundo celta es mas difícil conocer exactamente sus costumbres, pues generalmente los romanos les llamaban “galos” sin hacer distinciones. Este texto de Diodoro Sículo, puede ser esclarecedor:

"Entre los galos, las mujeres son casi de la misma talla que los hombres, con quien rivalizan en coraje (...) Aunque sus mujeres son muy bellas, tienen poco comercio con ellas, librándose en cambio a la pasión contra natura por el sexo masculino, y, acostándose en tierra sobre pieles de animales, tienen siempre a su lado a su compañero de cama. Pero lo más extraño de todo, es que, despreciando el natural pudor, se prostituyen en la flor de la edad. Y, lejos de de encontrar nada vergonzoso en semejante comercio, se creen deshonrados si se les rechaza el favor que ofrecen"
En la Saga de Cuchulainn, héroe de la mitología irlandesa, se nos habla del amor que éste siente por su compañero de lucha y de cama, Ferdiad.

Cuchulainn: “Fuimos compañeros de corazón una vez;
Éramos camaradas en los bosques;
Fuimos los hombres que compartieron una cama,
Cuando dormimos el pesado sueño,
Después de duras y cansadas luchas.
En muchas tierras, tan extrañas,
De un lado a otro siempre adelante,
Y recorrimos las arboladas,
¡Cuando con Scathach aprendimos las armas! “

Fragmento del lamento de CuchulainnFerdiad:

Amé la manera noble que te ruborizaste,
y amé tu forma fina, perfecta.
Amé tus ojos azul claro,
tu manera del discurso, tu habilidad.

Ferdiad de los anfitriones y de los bufidos,
broche de oro querido,
Lloro tu brazo conquistador
y el nuestro estar junto.

Eras una inspiración
parecida a un príncipe;
tu escudo con borde de oro,
tu espada delgada.

el anillo de plata brillante
en tu mano fina,
tu habilidad en el ajedrez,
tu mejilla limpiada con un chorro de agua, dulce,

tu rubio pelo encrespado
como una joya encantadora,
la forma del cinturón
sobre tu cintura.

Fuiste el primero en caer,
y estoy de luto, pequeño becerro.
El escudo no te protegió en la batalla.

Vergonzosa nuestra lucha,
¡la pena y el alboroto!
O justo, héroe fino
que destroza ejércitos
y los machaca bajo sus pises,
broche de oro, estoy de luto.

Vasija de Plata conocida como Caldero de Gundestrup S. I - III a.C.
ANEXO, PROCEDENTE DE "UNA MIRADA GAY": (http://unamiradagay.blogspot.com/2010/11/blog-post.html)

La pederastia tebana era una costumbre social que consistía en educar a los adolescentes tebanos de clase alta para que enfrentasen las responsabilidades de la vida adulta a través de una relación amorosa y sexual con un aristócrata adulto. Se cree que dicha costumbre se introdujo en los tiempos de la invasión doria, alrededor del 1200 a. C., o en la Época Arcaica, poco después del 630 a. C., que fue el año en que se introdujo en Creta según otra teoría.
Esta costumbre se reflejaba en la religión, como lo indican varios mitos de temática pederasta. También estaba integrada en la vida militar de la ciudad, tanto en el entrenamiento de los soldados como en la propia guerra.
.

Mosaico romano que representa a Heracles y Yolao
.
Mitología  En Tebas, la principal polis de la región de Beocia, un famoso foco pederasta, esta práctica ya estaba en el mito de la fundación de la ciudad. Dicho mito pretendía enseñar su moraleja a través de un contraejemplo: muestra a Layo, un héroe divino y uno de los ancestros míticos de los tebanos, en el papel de un amante que traiciona a su padre y viola a su hijo, Crisipo. Los dioses le dieron un castigo ejemplar por este doble delito, y este castigo no sólo lo sufrió Layo sino también su propio hijo, Edipo, y los hijos de éste. En lo que parece un intento de enfatizar el crimen de Layo, los antiguos no representaban a su víctima como un adolescente -como solían aparecer los erómenoi en la cerámica griega- sino como un niño, en referencia al desprecio que sentían los griegos por los hombres que perseguían a menores de edad. El mito de Layo y Crisipo le valió a Tebas la distinción de ser, dentro del continente griego, la "fuente legendaria de la pederastia".

Otro mito beocio de temática pederasta es la historia del héroe Narciso de Tespias, un mito que, en su forma arcaica, advertía a los adolescentes de que no debían ser crueles con sus amantes.
Yolao era otro héroe pederasta al que honraban en Tebas. Allí se le reconocía como el erómenos de Heracles y tenía una tumba en su honor, a la que los amantes acudían a proclamar fidelidad a su pareja y al héroe, y el amante regalaba a su amado una armadura cuando éste alcanzaba la mayoría de edad. Esta tumba todavía existía en el siglo II a. C. Los dos gimnasios de Tebas estaban dedicados uno a Heracles y otro a Yolao. Para honrar a este último, los tebanos crearon un festival atlético anual llamado "la yolea".
.

Louis Gallait - The Death of Epaminondas
.Historia y práctica
La pederastia tebana no fue el resultado del "desastre de Layo", sino que fueron los legisladores tebanos los que instituyeron la pederastia como un instrumento educacional para muchachos, con el objetivo de "ablandar, mientras fueran jóvenes, su fiereza natural," y "templar las maneras y caracteres de la juventud." Jenofonte señala que "entre los beocios, hombre y muchacho viven juntos, como personas casadas." Cuando el muchacho alcanzaba la edad necesaria para servir en el ejército, su amante le presentaba todas las armas que requeriría.
Un legislador tebano famoso por su relación homoerótica fue Filolao de Crotona, un corintio que se asentó en Tebas y que tuvo en su amado al atleta olímpico también corintio Diocles. Su relación duró toda la vida y pudo no haber sido pederasta.
Hacia el final del periodo clásico de la historia tebana, Górgidas, un conocido hombre de estado y general formó un batallón militar compuesto de 150 parejas de hombres junto a sus jóvenes amantes, conocido como el Batallón Sagrado de Tebas, que mantuvo la reputación de imbatibilidad hasta que cayó en la batalla contra Filipo II de Macedonia en Queronea en el 338 a. C.
Las fuentes contemporáneas (en su mayoría atenienses) parecen indicar que la pederastia en Tebas era más libre que en otras ciudades (de hecho, no tenía obstáculos), y en su mayoría se refieren a los tebanos como los "marranos beocios" por sus maneras rurales. En El banquete de Platón, el personaje de Pausanias explica que las reglas de Tebas animan a los muchachos a satisfacer a sus amantes sexualmente, para librar a los hombres de la carga de tener que convencer a los muchachos (supuestamente, más difícil para los tebanos a tenor de sus pobres habilidades oratorias). Los contextos cómicos y filosóficos del trabajo de Platón, sin embargo, deben tenerse en cuenta a la hora de considerar la veracidad de esta afirmación. Los estudios comparativos modernos sugieren que esta panorámica de la pederastia tebana es inexacta, resultado de las actitudes nacionalistas y xenófobas por parte de los escritores.
Píndaro, un poeta tebano que es una de las escasas fuentes primarias de la pederastia tebana, presenta una visión más convencional, en la que el atletismo y el deseo sexual están íntimamente relacionados. De la misma manera, las pinturas en cerámicas parecen mostrar una serie de prácticas similares a las que se aprecian en las vasijas de Atenas y Corinto.

Amantes famososEpaminondas intimó con un joven de nombre Micitos. Plutarco también menciona a dos de sus amados (erómenos): Asópico, quien peleó junto a él en la batalla de Leuctra, donde se distinguió sobremanera; y Capisdoros, quien cayó junto a Epaminondas en Matinea y fue enterrado a su lado. (es.wikipedia.org) 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada