dijous, 6 de gener de 2011

DON ALVARO DE LUNA, VALIDO Y AMANTE .

Mientras en la corona de Aragón, y mas especialmente en Barcelona, se vivía una situación de fuerte puritanismo motivada en parte por la temprana aparición de la Inquisición y por la mentalidad de la burguesía barcelonesa muy cercana a lo que después fue el calvinismo. En la Castilla anterior a los Reyes Católicos la situación era bien distinta.

No sólo podemos conocer una larga lista de hijos bastardos de la mayoría de monarcas castellanos, también la relación de amantes masculinos fue importante e influyente. Uno de ellos fue Don Alvaro de Luna, condestable de Castilla, válido y amante de Juan II y posiblemente también de su hijo Enrique, con quien tuvo una larga relación de amor-odio.

Juan II de castilla creció bajo la tutela de Don Alvaro, compartiendo cama y conocimientos. Se repartieron los asuntos de estado, el rey se dedicó a hacer florecer las artes y su válido a administrar el reino. Se favoreció los derechos de las ciudades en detrimento del clero y la nobleza, lo cual llevó a continuas intrigas contra el amante real al que acusaban de tener al rey hechizado. Vivieron juntos 35 años.

Pero las conjuras contra el válido al final hicieron efecto y en 1.453 Juan II cedió y su válido fue juzgado. La conspiración de la nobleza fue encabezada por la propia reina doña Isabel de Portugal y en ella participó intermitentemente el dubitativo Enrique futuro rey. El proceso fue una parodia y Don Alvaro fue decapitado en la plaza mayor de Valladolid.

Su cuerpo fue guardado por sus seguidores en el Convento de San Francisco en Valladolid, para mas tarde ser trasladado a Toledo donde reposa en una suntuosa capilla junto a su esposa y familia. Capilla que ayudó a construir la propia Isabel I en reconocimiento a su gestión como Condestable de Castilla.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

LOS AIKANE DE LOS MARES DEL SUR