dimarts, 5 d’abril de 2011

EPAMINONDAS Y EL BATALLÓN SAGRADO DE TEBAS.

..."para el joven no hay felicidad mayor que un hombre valiente que le quiera, y para el hombre no hay felicidad mayor que un éfebo valiente de quien esté enamorado"... (EL BANQUETE, Platón)





Si hubo una persona que vivió abiertamente su homosexualidad en la Grecia clásica éste fue el general tebano Epaminondas(418-362 a JC). No solo no se casó nunca, si no que vivió en pareja con Pelópidas durante veinte años, cosa poco frecuente en Grecia, y tuvo además sus propios erastés: Micetas, Asópico con quién luchó en Leuctra y finalmente Capìsdoros con quien fue enterrado.


Desde pequeño se le había impuesto una vida ascética, controlada por una férrea voluntad y turbada por crisis religiosas. Elló le llevó a vivir en muchas ocasiones al borde de la pobreza, rechazando siempre cualquier tipo de enriquecimiento y repudiando los sobornos que le llegaron especialmente del mundo persa.

 Con la meticulosidad que solía, el jovencísimo general hizo un cuidadoso estudio de la estrategia y la táctica espartanas, vio que muchas veces la organización por tribus llevaba al desastre final cuando se producían tensiones internas. Y así ideó
un sacro pelotón de trescientos hombres, homosexuales como él, por parejas, cada uno comprometido bajo juramento a permanecer hasta la muerte al lado del que era su «compañero», y no solamente en el campo de batalla. Era el Batallón Sagrado de Tebas. Plutarco lo explicaba así:

“Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros.”

Siendo muy joven salvó la vida en el campo de batalla a su erómenos Pelópidas, este hecho marcó todo su futuro, pues le unió sentimentalmente con su amado compañero y además le sirvió para ver la capacidad de combate de un grupo de élite formado por soldados amantes.

Epaminondas defiende a Pelópidas.
El Batallón Sagrado de Tebas con Epaminondas socavó el poder militar de Esparta, derrotandoles en batallas como la de Leuctra, iniciando una etapa de poder tebano sobre Grecia. Tras esta victoria invadió en cuatro ocasiones el Peloponeso. En esta última invasión en Mantinea fue alcanzado por una lanza y herido mortalmente. Antes de morir aconsejó la paz, hecho que se produjo inmediatamente. Fue enterrado con su amante en el mismo campo de batalla. Pelópidas habia muerto dos años antes, también en el campo de batalla.

Este batallón significo que Tebas fugazmente ejerciera su poder en la siempre convulsa  política hgriega del siglo IV a.C. Estaba formado por 300 hoplitas escogidos, todos masculinos, que combatían por parejas y que se integraba en la poderosa falange tebana.  Los soldados eran parejas de amantes que luchaban juntos  y lo hacían hasta la muerte por proteger a su amado o si éste moría, luchaban por vengarle, lo que hacía que estas tropas escogidas fuesen tremendamente eficaces.

Muerte de Epaminondas.
30 años después en Queronea, Filipo de Macedonia y su hijo Alejandro exterminaron las falanges tebanas, el ejército tebano huyó cuando se enfrentó a las abrumadoras fuerzas de Filipo y Alejandro, pero el Batallón Sagrado, rodeado, se mantuvo firme y cayeron donde estaban. Plutarco cuenta que Filipo, ante la visión de los cadáveres amontonados en una pila y entendiendo de quienes se trataba, lo cuenta así:

Victorioso Filipo posó su mirada en los cadáveres y preguntó: quiénes son éstos casi trescientos muertos abrazados entre sí hundidos y acoplados en muerte y en amor.
Le respondieron: son los de Tebas el Batallón Sagrado de Pelópidas de amantes y de amados los viriles de Tebas de la estirpe de Layo.
Filipo respondió: Perezca el hombre que sospeche que estos hombres o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente.”


2 comentaris:

  1. me encanta esta historia!

    ResponElimina
  2. sabia que lo habia leído en tu pagina lo de los soldados amantes pero pensaba que eran espartanos me encanto recordar la historia de nuevo un precioso paseo por la historia ....Dulcinea Ruiz Castellanos

    ResponElimina