divendres, 22 de juliol de 2011

ARISTOGITÓN Y HARMONIO, LOS AMANTES TIRANICIDAS.

Hiparco era un tirano de Atenas, célebre por su ineptitud, dejando que el poder lo ejerciera realmente su hermano Hípias, a finales del siglo VI a J.C.  El tirano acosaba al joven Harmonio, miembro de una noble familia de la ciudad. Al negarse éste a ser su erómenos, Hiparco marginó a la hermana del joven en la procesión de las Panateneas y lo insultó publicamente.

Harmonio tenia su propio erastés y era Aristogitón, de una clase inferior, juntos se confabularon con otros descontentos para vengar los insultos y vejaciones del tirano. Aporvecharon que eran odiados por la población para preparar el magnicidio. Pero por la mañana en la Acropolis se dieron cuenta de que uno de los conspiradores saludaba amistosamente al tirano. Temiendo haber sido descubiertos, no siguieron con el plan trazado de antemano sino que bajaron corriendo de la colina a la ciudad, donde arrinconaron a Hiparco, que estaba organizando la procesión junto al Leocorion, y lo mataron.

 Harmodio fue condenado a muerte de inmediato, mientras que Aristogitón fue torturado, por el propio Hipias, antes de morir, para que delatara a sus cómplices. Los atenienses no olvidaron a Aristogeitón como el valiente que había sido el detonador del complot. Cuando el tirano fue derrocado, los ciudadanos rindieron honores a los dos amantes como salvadores de la ciudad. considerados como dos héroes, tratados como mártires de la libertad y ejemplo para los jóvenes y la democracia ateniense.
 Acabado el régimen de los tiranos, Atenas mandó contriur un monumento dedicado a los "Lebertadores" o "Tiranicidas", éste fue encargado al escultor Antenor. Destruida por Jerges, Kritios y Nesiotes realizaron esta copia que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada