dijous, 28 de febrer de 2013

MARLON RIGGS, CONTRA EL RACISMO, LA HOMOFOBIA Y LA SEROFOBIA.


Marlon Riggs (1957-1994) fue un innovador cineasta afroamericano. Activista por los derechos de los gais negros, hecho que influyó en su su trabajo artístico, la visualización de esta realidad sera una constante en toda su obra. Nacido en Téxas, vivió desde muy joven los efectos de la discriminación producidos por el racismo y la homofobia.

"Estaba atrapado entre estos dos mundos, en el de los que odiaban a los blancos, y en de  los negros que me despreciaban. Era muy doloroso."



Estudió historia, especializándose en la lucha contra el racismo y la homofobia, siendo licenciado cum laude en 1978. Pronto se interesó en la forma de poder comunicar sus ideas a través del cine. Tras salir de la universidad trabaja en varias producciones documentales independientes. Su primer documental fue Etnic Notions (1987), explorando los distintos estereotipos negros.

A pesar de su talento, Riggs seguía sufriendo la doble discriminación, por ser negro y gay. Él mismo se consideraba un paria dentro de la comunidad afroamericana.



En 1989 dirige su trabajo mas conocido mundialmente: "Tongues United". Se trata  de un documental ampliamente  aclamado por la crítica y que causó una gran controversia en los círculos conservadores al ser transmitida por la televisión pública.  El documental es una exploración pionera de la sexualidad masculina dentro la población afroamericana, incorporando la poesía, el testimonio personal, la performance y el rap como una forma de exponer la homofobia y el racismo rampante en las vidas de hombres gay negros. El docu-film se exhibió en los festivales de Cannes y Berlín, recibiendo premios en los festivales de San Francisco, Atlanta y Nueva York.

En este film fue productor, director, camarógrafo y editor, él mismo nos muestra su vida como gay afroamericano.



Durante el rodaje de este documental sufrió una insuficiencia renal muy grave, tras lo cual vino un  diagnóstico  de  positivo en VIH. A pesar de salir con la salud muy mermada, siguió con su trabajo de cineasta y profesor en Berkeley.

Dentro de su importante obra literaria destaca  "Brother to Brother: Collected Writings by Black Gay Men" tratando además de los temas de racismo y homofobia el de la censura cinematográfica.

En 1992 Riggs dirigió el film "Non, je ne regrette rien"(No regret). En él presenta a cinco hombres gay negros que viven con VIH, mostrando su lucha contra los estigmas que les afectan por ser negros, gais y seropositivos. Tras este film fue comisionado para la realización de una serie de documentales sobre la crisis del sida.



Con 37 años, en 1994 fallecía en Oakland (California) víctima de complicaciones derivadas del sida.



Mas información:


dimarts, 26 de febrer de 2013

LOS CÁTAROS, LOS BUENOS HOMBRES Y LAS BUENAS MUJERES.

Un error muy extendido es la creencia de que la denominación de cátaros viene del griego kataros, y que quería decir puros, en realidad se trata de un mote despectivo que le dedicaban sus enemigos y que significa adoradores del diablo en forma de gato, o sea brujos. De hecho, ellos nunca se autodenominaron con este nombre peyorativo, sino que se llamaban simplemente cristianos. En Occitania se les llamaba popularmente buenos hombres y buenas mujeres. También se les ha conocido con muchos otros nombres, como albigenses, bogomilos, arrianos, etc.

De hecho su influencia se extendía por toda la Occitania, Toulouse, Carcasonne, Beziers, etc. Su presencia en esta zona incomodaba al Felipe Augusto de Francia, que recelaba además de la influencia catalana en el Mediodía francés.



El recelo eclesiástico venía motivado por el desapego que estos sentían hacia todo lo material, su denuncia contra los abusos de los obispos y clérigos estaba motivando que las ciudades les apoyaran. Por si fuera poco rechazaban el acto sexual con fines de procreación. No creían en la adoración de imágenes, rechazaban el bautismo y veían en la cruz un símbolo de tortura.

Los cátaros creían que la procreación dejaba las almas cautivas de vil materia. Ello no significa que rechazaran el sexo, todo lo contrario, aceptaban las relaciones sexuales libres. Para ellos las relaciones homosexuales eran deseables. Boswell nos cuenta: 

"Es sabido que muchos movimientos heréticos influidos por el dualismo oriental y las filosofías maniqueas desaprobaban la procreación, pues ésta dejaba las almas cautivas de la vil materia. Esta desaprobación bien podía llevar a la estimulación tácita –o incluso explícita– de prácticas homosexuales en sustitución de las heterosexuales, tan objetables. Se creía que los albigenses, en particular, predicaban que las relaciones homosexuales no sólo estaban libres de pecado, sino que constituían un medio deseable de contrarrestar los esfuerzos del demonio para atrapar las almas en la materia.

La cruz cátara forma parte de la bandera de Occitania.


Rosa Montero también nos muestra las comunidades cátaras como una sociedades muy avanzadas por la época que les tocó vivir:

“asombrosamente avanzados para la época”…”herejes muy intelectuales, muy racionales; tradujeron las Escrituras a las lenguas romances; consideraban que adorar la Cruz, un instrumento de tortura, era algo perverso y rechazable”.

En las comunidades cátaras el hombre y la mujer disfrutaban de la misma consideración, estaban dirigidos por las perfectas o perfectos cuya presencia no era un símbolo de poder, sino de perfección. El modo de vida ascético predicado y practicado por los Perfectos/as contrastaba con la corrupción y el lujo ampliamente extendidos en la Iglesia católica, representando una amenaza para la supervivencia de las diócesis católicas en un medio rural empobrecido y cansado de diezmos eclesiásticos.

Pronto aparecieron los primeros bulos contra "los hombres puros", eran adoradores de gatos, sodomitas, herejes. Se amenazó con la excomunión a los nobles que les apoyaran, se organizaron hasta 4 Concilios para acabar con la herejía  cátara. Finalmente Inocencio III y Felipe Augusto se aliaron y organizaron la primera cruzada en la que se utilizaba por primera vez la condena de la sodomía como una acusación contra los herejes.




Al frente de la Cruzada pusieron a un sanguinario llamado Simón de Montfort, tristemente célebre por llamar a la matanza con estas palabras: Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos!". Los nobles occitanos se aliaron con el rey Pedro I el católico, poco amigo de los cátaros, transformándose en un enfrentamiento entre el norte francés y los condados del sur. La derrota de Muret acabó con la influencia catalanoaragonesa, con la independencia de los nobles occitanos, significó la instauración de la inquisición en esta zona en 1229 y en 1250 en los condados del centro y norte de Catalunya.

Los cátaros se refugiaron en bosques y montañas de difícil acceso, en Catalunya en las zonas próximas a la Serra del Cadí. La utilización de la sodomía para desprestigiar a grupos incómodos se extendió a lo largo de los siglos, la siguiente ocasión fue el rey Francés Felipe IV el Hermoso para acabar con los templarios,

Monolito conmemorativo de la matanza de Montsegur.


Mas información:



dilluns, 25 de febrer de 2013

BRUCE SARGEANT, EL ARTISTA IMAGINARIO.


Cuenta Mark Beard que su tío abuelo, Bruce Sargeant, fue un influyente artista inglés contemporáneo y amigo de EM. Forster. Especialista en el retrato desnudo, se enamoró de un obrero llamado Yip, éste había aceptado a posar desnudo para ser retratado. La historia terminó mal, pues el joven le rechazó, pero influyó tanto en él que toda su obra se basó en este recuerdo, dedicándose a glorificar el arte homoerótico. Homero o Miguel Ángel fueron su fuente de inspiración. Sigue contando que murió en 1938 en una monstruosa pelea a muerte.




Mark llegó a mostrar un álbum fotográfico para dar verosimilitud a la vida de su artista-familiar imaginario. Aquí podéis ver su encuentro con el joven obrero del que supuestamente se enamoró:

En realidad se trata de una creación del propio Beard, para dar vida a un pintor ficticio alter ego de John Singer Sargent  y precursor de Bruce Weber. Un pretexto para recopilar un trabajo fascinante entorno el cuerpo humano masculino.





















Mark Beard (1956) se ha hecho célebre gracias a la creación de varios personajes ficticios, cada uno con una detallada biografía que marca su propio estilo pictórico, lo que le permite recrear estilos distintos, desde el expresionismo decimonónico  hasta el arte post moderno. Sus pinturas y sus bronces se han expuesto en todo el mundo.  Se trata de un artista muy hábil y polifacético, trabajando no solo con diferentes estilos, sino también con diferentes medios: la escultura en bronce, la cerámica, pintura al óleo, el dibujo o las maquetas arquitectónicas.  






Su obra se ha incluido en colecciones del   Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo Whitney de Arte Americano también de Nueva York, el Museo de Bellas Artes de Boston, el Wadsworth Atheneum Museum of Art, Hartford, Connecticut, y el Princeton, Harvard, Yale University, entre otros.

Los otros personajes creados son Hippolyte-Alexandre Michallon, un artista francés profesor y amigo íntimo de Bruce Sargeant, Brechtholdt Streeruwitz, un artísta autriaco afincado en USA, Edith Thaver Cromwell una artísta lesbiana y Peter Coulter un extraño artista postmoderno. 

Hippolyte-Alexandre Michallon

Hippolyte-Alexandre Michallon

 Peter Coulter


Mas información:


RICARDO CORAZÓN DE LEON Y ALMA DE MARIPOSA.


Leyendo la biografía de Jean Flori del rey Ricardo I Plantagenet, una cosa me llama la atención: el esfuerzo de su autor en negar la homosexualidad de los distintos personajes históricos que aparecen. Desde Roldán (con Oliveros) a Ser Lancelot (con Galehaut) nunca puede hablarse de amor entre hombres solo de "amor cortés". Cuando en "Lancelot du lac" se cita a éste héroe como "amante de hombres y mujeres" lógicamente no habla de bisexualidad, solo que era una figura literaria.

No acaba aquí la negación de cualquier evidencia de relación homosexual. La tumultuosa relación entre Enrique (hermano mayor de Ricardo) y Felipe Augusto de Francia no indica nada, ni siquiera la escena del rey francés  lanzándose  desesperado a la tumba se su amante fallecido para besarle. Lo mismo ocurre con el "Corazón de Leon" de quien explica que no tuvo amantes femeninas conocidas o que su boda con Berengüela de Navarra jamás llegó a consumarse, durmiendo en habitaciones separadas tras su boda, viviendo siempre en distintos palacios o viajando en barcos distintos. Si los criterios que utiliza para negar la homosexualidad de este rey, se utilizaran para intentar mostrar la heterosexualidad de muchos reyes, pocos pasarían la prueba.



Las crónicas de la época nos hablan de un príncipe (hijo de Leonor de Aquitania y Enrique II) que vivía junto a Felipe Augusto de Francia  "que comían todos los días a la misma mesa y del mismo plato y por las noches no los separaban sus camas. Y el rey de Francia lo amaba como a su propia alma; y ambos se amaban tanto que el rey de Inglaterra estaba completamente asombrado y maravillado ante el apasionado amor que había entre ellos." (The Annals of Roger of Hovedon, trad. Henry Riley, Londres, 1853, 2, pp. 63-64.)

Felipe Augusto y Ricardo I


Cuentan que estando enfermo el rey normando llamó a sus médicos, estos le señalaron que su enfermedad era motivada por practicar la sodomía: «Acuérdate de la destrucción de Sodoma y abstente de los actos ilícitos, sino sobrevendrá sobre ti el legítimo castigo de Dios». El rey como penitencia se hizo azotar en público y llamó a su esposa para yacer con ella. Esta relación parece que jamás llegó a producirse. Este hecho no fue la primera vez que ocurrió, su promesa de llevar una vida mas "santa y ascética" era siempre olvidada tan pronto acababa la penitencia. 

La relación amorosa entre ambos reyes duró hasta el anuncio de Ricardo que de iba a casarse, el rey francés jamás se lo perdonó.

Ricardo y Felipe Augusto juntos en Acre.


Lo cierto es que Ricardo I de Inglaterra (1157-1199) fue un rey muy distinto a lo que la novela romántica nos presenta. Durante si vida apenas pisó suelo inglés, actuando mas como Duque de Aquitania que como Rey de Francia. Su todopoderosa madre, Leonor, fue quien pagó el rescate. Fue un rey pendenciero, cruel que se desentendió de las cuestiones políticas para enfrascarse en mil aventuras siempre rodeado de jóvenes compañeros de juegos. Su obsesión fue ser el mayor rey guerrero de la historia. Murió con 42 años tras guerrear contra su padre, invadir Sicilia y Chipre, conquistar Acre,  enfrentarse contra Saladino en las Cruzadas, sobrevivir a un cautiverio y morir atacando una ciudad francesa. Su cuerpo fue enterrado en suelo francés, su tierra.

En Palestina rompió su larga relación con Felipe Augusto, éste fue sustituido por Raifé de Clermont. Los continuos  encuentros privados con Saladino y el historial homoerótico de ambos hace suponer hubo una relación amorosa. A la muerte del líder kurdo, Ricardo hizo realizar varias misas por su alma. En su lecho de muerte el rey Plantagenet repitió varias veces el nombre de Saladino. La lista de amantes masculinos  siguió hasta su muerte.

La Enciclopedia Británica dice de Ricardo I:
"Richard was irresponsible and hot-tempered, possessed tremendous energy, and was capable of great cruelty. He was more accomplished than most of his royal family, a soldier of consummate ability, a skillful politician, and capable of inspiring loyal service. In striking contrast with his father and King John his brother, he was, there seems no doubt, a homosexual. He had no children by Queen Berengaria, with whom his relations seem to have been merely formal."



Mas información: 




divendres, 22 de febrer de 2013

AELREDO DE RIEVAULX, LA FE Y EL AMOR ENTRE HOMBRES.


Aelredo (1110-1167) fue abad y monje de la abadía cisterciense de Rievaulx en Inglaterra, santo de la iglesia católica y anglicana, Su tratado "Sobre la amistad espiritual" sigue siendo una de las mejores declaraciones teológicas sobre la relación entre el amor humano y el amor espiritual. A los 14 años entró en la corte del rey David de Escocia, donde fue el mayordomo real. Con 24 años abrazó la vida monástica, pronto pasó a dirigir su comunidad. Llegó a ser consejero del poderoso Enrique II Platagenet.

Según Boswell   Aelredo "dio al amor entre dos personas del mismo sexo la expresión mas profunda y durarera en un contexto cristiano."   Para este teologo la homosexualidad de este abad era evidente:

 «Mientras era todavía un escolar, el encanto de mis amigos me cautivó enormemente, de modo que entre las debilidades y defectos que afectan a esa edad, mi mente se rendía por completo a la emoción y se entregaba al amor. Nada parecía más dulce, ni más bonito, ni más valioso, que amar y ser amado»



Vivió su homosexualidad plenamente durante su juventud, refiriéndose mas tarde a esta etapa:

«...una nube de deseo que surgía de los impulsos más bajos de la carne y de la explosión primaveral de la adolescencia», y «la dulzura del amor y la impureza de la lujuria se combinaban para imponerse a la inexperiencia de mi juventud»

Finalmente al aceptar la vida monacal optó por el celibato, pero no abandonó sus emociones,  no optando por la actitud negativa de otros antecesores suyos como San Agustín. No dudó en mostrar su amor hacia otros monjes, como lo mostró hacia un monje llamado Simón:

"Las reglas de nuestra orden nos prohiben hablar, pero su rostro me hablaba, su porte me hablaba, su silencio hablaba."

La relación entre ambos llegó hasta la muerte del mismo Simón,"Pero alguien podía juzgar por mis lágrimas que mi amor era demasiado carnal. Que piensen lo que quieran […] Los demás ven lo exterior; pero no pueden percibir lo que sufro interiormente". Mas adelante Aelredo señaló su profundo amor hacia otro monje mucho mas joven.

Para el abad de Rievaulx las relaciones entre los monjes no debían ser simplemente intelectuales, para él la belleza física era una aspiración legítima del amor. Aunque las relaciones sexuales entre monjes no eran deseable, él creía que " otorgaban la alegría que sentían los amantes y podían ser utilizadas como peldaños para ascender a una relación más elevada que implicara a ambos amantes y a Dios".

Él no veía en las relaciones amorosas entre los monjes el peligro que veían otros abades de su época. Para Aelredo el amor entre Juan y Jesús era un ejemplo a seguir:

"Aunque todos los discípulos fueron bendecidos con la dulzura del amor más grande del santísimo maestro, concedió sin embargo a uno solo, y como un privilegio, este símbolo de un amor más íntimo, por el cual le llamarían «el discípulo al que Jesús amaba".



Mas información:

LOS AIKANE DE LOS MARES DEL SUR